martes, 18 de marzo de 2014

Dos tipos de orgullo



      Se les llama orgullosas a las personas que tienen un exceso de confianza en ellas 

mismas y piensan que todo lo que hacen es inmejorable. 

      Es positivo sentirse satisfecho con el trabajo que realizamos y con lo que vamos 

consiguiendo. El aspecto negativo del orgullo aparece cuando pensamos que nuestros 

logros nos otorgan el poder de humillar e insulta a las personas que nos rodean.



      Tener confianza en uno mismo es necesario, pero un exceso de la misma nos impide 

mejorar cada día.

     Tradicionalmente, se han definido dos tipos de orgullo. Un «orgullo malo», 

destructivo y un «orgullo bueno», constructivo. Este último es el que nos interesa 

potenciar.

      El orgullo destructivo es aquel que no acepta las críticas y puede derivar en 

percepciones sociales negativas. 

      El orgullo constructivo es el que nos permite seguir alcanzando éxitos y nos motiva 

para seguir adelante, compartiendo los logros con las personas de nuestro alrededor.

1 comentario:

  1. el orgullo positivo puede ayudarnos a cumplir nuestros sueños si lo usamos con Dios

    ResponderEliminar