martes, 9 de diciembre de 2014

Tengamos la fiesta en paz



En este mes es difícil ignorar el calor de la nostalgia, es el mes en el que nuestros 

sentimientos están más a flor de piel y en el que nos reunimos alrededor de una mesa 

para disfrutar de nuestros seres queridos y compañeros de trabajo.



- ¿Cómo podemos afrontar las copas o comidas de navidad del trabajo para que lo pasemos bien y logremos agradar a los demás?

- ¿Cómo podemos planificar las compras navideñas para que no se conviertan en una tarea estresante?

- ¿Qué se debe tener en cuenta durante las reuniones familiares para evitar conflictos?

-  ¿Cómo deben afrontar estas fechas las parejas con hijos?

-  ¿Cómo motivamos a los niños para que colaboren y se integren en las actividades navideñas?

-  ¿Qué consejo podemos darle a los que no les gusta la navidad para que las pasen lo mejor posible?

Te respondo a todas estas preguntas a partir del minuto 15:11. Haz "clic" en el enlace de abajo para escucharlo.


jueves, 27 de noviembre de 2014

Artistas en la sombra



Cine y psicología siempre han mantenido una emotiva y estrecha relación. Las películas 

despiertan sentimientos y emociones que nos impactan, nos  predisponen, nos hacen 

cambiar de opinión, nos ofrecen otras perspectivas, etc. Además el cine nos permite 

“vivir” situaciones que la realidad no nos brinda.

Detrás de cada película hay -como mínimo- un guionista, un productor, un director, 

director de fotografía, un creador del concepto, un productor ejecutivo, un financiero 

de producción, un diseñador de producción, un director de arte, un diseñador de 

decorados, un decorador, un ayudante de decoración, un auxiliar de decoración, un 

ambientador de decorados, un coordinador de construcción, un diseñador de vestuario, 

 un sastre,  un director de reparto, un director de localizaciones, un asesor técnico, un 

coordinador de efectos especiales y un largo etcétera. 



El director de fotografía es el responsable de la calidad de la fotografía y del aspecto 

cinematográfico de la película. Él transforma las ideas del guionista y del director en 

imágenes visuales, usando sus conocimientos de la iluminación, objetivos, cámaras y 

emulsiones fotográficas.  Crea el ambiente, la situación y el estilo visual adecuado de 

cada plano, para evocar las emociones que el director desea. 





Al trabajar íntimamente con el director, el director de fotografía determina los 

ángulos de cámara, la composición del plano y los movimientos de cámara para cada 

plano.  Después decide el equipo de iluminación y el tipo y número de cámaras que se 

necesitarán para el rodaje. Pide que las luces y las cámaras se preparen de una forma 

determinada para lograr el efecto deseado.

 Durante la producción el director de fotografía que intervino en la preproducción tiene

su función más importante  porque tiene la responsabilidad de iluminar el decorado. 

Dependiendo del estilo del director, el director de fotografía puede encargarse de 

decidir el “look” de la película por sí mismo o, después de reuniones con el director
 
y habitualmente con el departamento de arte, se puede encargar de iluminar el 

decorado como crea conveniente. Otra posibilidad es que el director tenga ideas muy 

concretas sobre el aspecto visual que debería tener la película y, en ese caso, el 

director de fotografía deberá cumplir estos deseos.




Diversos estudios sobre cómo afecta la iluminación a la cognición del ser humano
señalan su importancia como un componente esencial de la memoria, el conocimiento y el bienestar. La luz al interactuar con los objetos y el sistema visual de las personas puede modificar la apariencia del espacio, influir sobre su estética y ambientación y afectar el rendimiento visual, estado de ánimo y motivación de las personas. Por ello, los diseños de iluminación requieren comprender la naturaleza física, fisiológica y psicológica de esas interacciones (luz-objetos; luz-sistema visual). Además de conocer y manejar los métodos y las tecnologías para producir una iluminación óptima, el director de fotografía debe ser intuitivo y creativo para utilizar sus conocimientos. 


Jesús Javier Martos Corrales, director de fotografía muestra su conformidad con los

 resultados de estos estudios. Nos esclarece cono la figura del director de fotografía 

en cine o en cualquier otro proyecto audiovisual es fundamental, ya que utiliza la imagen 

como lenguaje y se alía con el color, la luz y las sombras para contar las historias. 
 
A través de ellos podemos expresar aquellas sensaciones y sentimientos que la palabra, 

a veces, no consigue.

A partir de la lectura del guión se va creando una imagen visual  en la mente de lo que 

queremos contar y hay que dotarla de coherencia para que el espectador la perciba 

como tal.

Gracias a la luz, creamos ambientes y envolvemos a la historia, dando cuerpo y volumen 

a los personajes, por lo que es muy importante conocer que busca el director en cada 

momento.

El trabajo del director de fotografía no empieza el día del rodaje como muchos pueden 

pensar, sino meses antes. No se puede dejar nada a la improvisación, hay que tenerlo 

todo preparado y, para ello es necesario reunirse con el director, hablar con otros 

departamentos implicados, ver los pros y contras de la localización etc.





Jesús estudió Imagen y diseño de iluminación en Sevilla. En Madrid siguió formándose 

en su especialidad en el Instituto Oficial de Radio y Televisión Española (IORTVE) y a 

día de hoy, no ha abandonado la formación ya que es un sector en constante cambio y 

hay que estar a la última en nuevas tecnologías.

Comenzó haciendo cortometrajes con sus compañeros de instituto cuando tenía tan sólo 
14 años. Trabajó en diferentes productoras como operador de cámara y como ayudante 

de realización. Sus primeros pasos a nivel profesional los dio al cumplir los 20 años, al 

mismo tiempo que estudiaba la Licenciatura de Geografía  en la Universidad de Sevilla.

 Estaba todo el día ocupado, pero el mundo del cine y la televisión, lo llevo por dentro y 

no me suponía agotamiento alguno estar todo el día trabajando. Después de muchos 

años aprendiendo en el medio y  tocando todas las ramas del sector, me di cuenta de  

 que mi verdadera vocación era la dirección de fotografía y el diseño de iluminación, por 
lo que no paré hasta conseguir hacerme un pequeño hueco en producciones.

En la actualidad Jesús es director de fotografía y diseño de iluminación en ficción, 

televisión, publicidad y teatro.

Alguno de sus últimos proyectos como director de fotografía (DOP) son:

- Spot publicitario para la ONG  Payasos sin fronteras de difusión nacional.
- Serie de ficción para TV: Hijos de la Crisis en fase de postproducción.
- Webserie: Generación Z
- Diferentes videoclip musicales, el último para Víctor Gardiz en fase de postproducción.
- Diferentes cortometrajes con actores protagonistas en series nacionales, como  Sonríeme, Morir en Sevilla o Viva la Pepa.
- Documental sobre directores de fotografía y diseño de iluminación: La luz.
- Obras de teatro: Adiós Cariño, La mirada, Parejas casi perfectas.





Rocío Rivero: ¿Cuáles son las aptitudes que no deben faltarles a un director de fotografía?
Jesús J. Martos: Creo que  la más importante es saber escuchar. En primer lugar al director porque debes transmitir su visión de la historia mediante imagen y cuanto más hables con él,  más te acercas a lo que busca o pretende.

También es necesario hablar con otros compañeros, como son el director de arte o vestuario  porque nuestro trabajo está interrelacionado, es una labor de equipo para que todo funcione a la perfección. Pero además, te tiene que  gustar tu trabajo y lo que haces porque eso se refleja en la pantalla. Se nota cuando has puesto todos tus sentidos en un proyecto.
 La formación en este sector es muy importante, ya que conocer las herramientas con las que vas a trabajar y el rendimiento que puedes obtener de ello facilita mucho el trabajo.

Rocío Rivero: Néstor Almendros es considerado el artesano de la luz natural, aprovechó de ella todos sus "momentos mágicos". Por su formación humanista, sabía que la luz posee un lenguaje de sentimientos que conmueve la sensibilidad del espectador. ¿Estás de acuerdo con él?
Jesús J. Martos: Totalmente, Néstor como bien dice un documental, es un maestro de la luz.  Sólo  hay que mirar alguna de sus obras para darse cuenta de ese nivel de perfeccionismo y trabajo. Era una profesional con un nivel de inquietud y cultural abrumador, ya que como él mismo decía, técnicamente no sabía mucho o desconocía bastante, pero lo contrarrestaba con esa formación plástica que tenía. Trabajó la luz natural como nadie la ha trabajado y creó un concepto diferente de rodar con la caída del sol (la denominada Hora Mágica). Supo sacar el máximo rendimiento a la luz y su paleta de colores y con todo ello, expresar aquellos sentimientos que van más allá de la palabra y que sólo la imagen puede explicar.

 Rocío Rivero: ¿Cuál es el sentimiento más difícil de despertar? ¿cómo lo consigues?
Jesús J. Martos: Creo que con diferencia la soledad y la tristeza. Son sentimientos muy difíciles de conseguir en imagen, pero es todo un reto y me encanta. Porque no sólo depende de la interpretación de los actores, sino que tienes que dotar a la imagen de una paleta de colores y un tratamiento de luz que envuelva ese momento de realismo. Hay que saber elegir las ópticas cinematográficas que más puede llegar a expresar ese momento, como pueden ser angulares para crear espacios abiertos o focales, corta para crear espacios reducidos y herméticos para dar esa sensación.



Rocío Rivero: ¿Qué es lo más importante a tener en cuenta cuando se pretende evocar tristeza en quien ve la película?
Jesús J. Martos: Para mí es el juego de luz y color lo más importante en ese caso, ya que es lo primero que  le llega al espectador, por lo que intento buscar una paleta de colores que se adecue a esos sentimientos, como pueden ser tonos fríos y neutros (azules), llegando a la desaturación de la imagen. Todo ello conjugándolo con una luz muy difusa, con poco contrate que viene proyectada desde arriba, así veremos al personaje sin matices, plano, que es realmente lo que a mí me transmite la tristeza según que historia.



Rocío Rivero: ¿Prefieres trabajar con luz natural o usar las técnicas tradicionales con focos? ¿Por qué?
Jesús J. Martos: La luz natural, depende de qué  momento, puede ser un aliado o más bien un enemigo, ya que es más difícil controlarla y poder sacarle todo el partido que uno busca, por lo que cuando trabajo en exteriores con luz natural utilizo elementos de control, ya que el sol es la fuente de luz más poderosa, y además doto la escena de fuentes de luces artificiales (focos) y otros elementos para suavizar esas sombras tan marcadas que genera el propio sol. Pero aún así, cuando te encuentras con esta situación puedes optar a grabar esa escena en zonas de sombras y reforzarla con luz artificial para obtener el rendimiento deseado e imitar la luz solar, ya que es luz controlada y puedes situarla donde uno desea.

          Esperamos que Jesús siga dando luz a las emociones que nos hacen sentir vivos.