lunes, 16 de diciembre de 2013

La ilusión de vivir


      La ilusión siempre debe estar presente en nuestra vida, pero hay mucha gente que
la pierde demasiado rápido. La causa de perder la ilusión suele ser mantener una
inadecuada actitud ante las circunstancias que nos ha tocado vivir.

      La desilusión se define como un sentimiento muy profundo que proviene de haber
esperado algo con la esperanza y la seguridad de recibirlo y  sentir que no lo hemos
obtenido.

      Tanto ilusionarse como desilusionarse dependen de nosotros y es que, en ocasiones,
nosotros somos nuestros peores enemigos, sobre todo cuando renunciamos a nuestros
sueños y permitimos que otros nos los arrebaten.
 
 

      Vivir ilusionado no es tarea fácil porque tener ilusión no significa vivir alejado de la
realidad, soñando como sería nuestra vida, sino todo lo contrario. Para tener ilusión es
necesario mantener los pies en suelo firme y aprender a valorar todo lo que tenemos.

      A lo largo de nuestro ciclo evolutivo se nos presentan nuevos retos, nuevas
experiencias, nuevos aprendizajes, etc. lo que antes nos entusiasmaba, ahora nos aburre
 y tenemos que buscar actividades que nos devuelvan el entusiasmo y la ilusión, pero
esta búsqueda debe hacerse sin miedos, con iniciativa y motivación.

      ¿Cómo quieres vivir?  ¿con o sin ilusión?

3 comentarios:

  1. Me he quedado con ganas de saber más, me resulta muy interesante el tema

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario. Publicaré otros temas relacionados.

      Un saludo!!

      Eliminar
  2. También se dice de ella que es algo que te quitan. Hoy por hoy, creo que la mejor ilusión puede ser tener ilusión; hay muchos factores en contra, el lumpen y proletariado están directamente afectados.

    ResponderEliminar