jueves, 31 de octubre de 2013

Megarexia


      La anorexia y la bulimia son los desórdenes alimenticios más conocidos, pero
–desafortunadamente- existen algunos más, como la megarexia.

      Las personas con megarexia, a pesar de sufrir obesidad, se ven delgadas y sanas
porque padecen una distorsión de su imagen corporal y presentan una negación a asumir
su sobrepeso. Creen que su peso es adecuado a su talla y que pueden seguir comiendo
alimentos no saludables y perjudiciales para la salud.
 
 

      Las consecuencias de la megarexia
pueden ser graves, ya que una alimentación
incorrecta provoca anemia, desnutrición,
falta de energía, diabetes y problemas
respiratorios, entre otros. Por lo que, se
hace necesaria la intervención psicológica
para que la persona asuma que es obesa,
que no está comiendo sano y que debe
aprender a comer y hacer ejercicio para
reducir su peso.
Nuestra salud depende, en gran medida, de nuestro estilo de vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario