lunes, 19 de agosto de 2013

Tanorexia


El bronceado comenzó como una moda, pero para algunas personas se ha  convertido en 
una obsesión por lograr estar cada vez más morenas.

Las personas que se ponen de mal humor y se angustian cuando no se pueden exponer al
sol, que sienten la necesidad de estar cada vez más bronceadas o mantener el color, que
 se sienten insatisfechas con su imagen por no estar lo suficientemente morena, que
pierden el apetito, que se ven menos bronceadas de lo que en realidad están y sufren
ansiedad, pueden estar padeciendo tanorexia.
 
 

La tanorexia es la necesidad obsesiva de lograr un tono de piel más oscuro, ya sea
tomando el sol al aire libre o en cabinas de rayos UVA. El tono de piel que buscan las
personas que sufren tanorexia nunca lo pueden alcanzar porque ellas creen que tienen
un tono de piel menos oscuro del que realmente tienen, es decir sufren una distorsión
de su imagen.
 
 

Esta obsesión por lograr estar cada vez más moreno puede tener graves consecuencias
en la salud, por lo que se hace necesaria la ayuda de un profesional para poder
superarla.

Aunque el término tanorexia se utiliza comúnmente para describir los comportamientos
que genera esta necesidad obsesiva por estar cada vez más moreno, aún no ha sido
ampliamente aceptado en el ámbito sanitario.

lunes, 5 de agosto de 2013

Prisioneros del ruido. Hiperacusia


La hiperacusia es un síndrome que provoca una disminución de la tolerancia a  sonidos
normales y naturales del ambiente. Fisiológicamente se produce una pérdida de la
habilidad del sistema auditivo para manejar aumentos rápidos del volumen del sonido
(rango dinámico del oído).
 
 

Los sonidos habituales se convierten en altos o dolorosos, y hasta intolerables, para las
personas que sufren este síndrome, quienes suelen utilizar tapones en los ambientes
donde no toleran el sonido y van abandonando actividades como pasear, acudir a una
cafetería, hablar por teléfono, conducir, etc.
 
La hiperacusia se acompaña de acúfenos (zumbidos o ruidos en el oído que no tienen su
origen en el exterior) en algunas ocasiones, los afectados tienen sensación de plenitud
de los oídos, dolor interno del oído, trastornos del sueño y/o estrés.
   

 

 
 
 
 
 
 
 Para mitigar las molestias que provoca la
hiperacusia se recomienda realizar terapia
sonora. Para este tipo de terapia son muy
útiles las simulaciones de sonidos
naturales y es fundamental que el formato
del audio sea el adecuado.