viernes, 21 de junio de 2013

Consecuencias de la Alienación Parental


 La Alienación Parental  es una forma de maltrato infantil que puede tener

consecuencias muy negativas en el desarrollo físico y psíquico de los hijos y/o las hijas. 

Los profesionales deben estudiar cada caso individualmente, sin dar nada por supuesto

desde el principio y aunque no todos le dan la etiqueta de síndrome a los

comportamientos y estrategias que lleva a cabo uno de los miembros de la pareja que se

 separa para romper los vínculos de sus hijos y/o hijas con el otro progenitor, la gran

mayoría coinciden en que lo que importa no es el nombre, sino el daño que se produce en

 los niños y/o niñas.


Los problemas que se detectan con mayor frecuencia son:

Trastornos de ansiedad. Los menores viven el momento de las visitas con un fuerte
estrés, en estos casos se observa respiración acelerada, enrojecimiento de la piel,
sudoración, elevación del tono de voz y temblores, finalizando en desbordamiento
emocional y no pudiendo estar delante del progenitor rechazado con serenidad y
normalidad.
 
 

Trastornos en el sueño y en la alimentación. Derivados de la situación anterior.  A
menudo manifiestan que sufren pesadillas y tienen  problemas para conciliar o mantener
 el sueño. Por otro lado, pueden sufrir trastornos alimenticios derivados de la situación
que viven y que no saben afrontar, ingiriendo alimentos compulsivamente o no
alimentándose, hechos que el progenitor alienador suele utilizar para cargar contra el
otro, haciendo ver que estos síntomas son debidos al sufrimiento del/la menor por no
querer ver al progenitor rechazado por el daño que este les ha producido.
 
 

Conductas agresivas. Cuando nos encontramos ante un nivel severo, en el que como
hemos descrito anteriormente las visitas se hacen imposibles, se observa en los
menores problemas de control de impulsos, teniendo que ser contenidos en ocasiones
por los profesionales. Las conductas agresivas pueden ser verbales o físicas.
 
 

Conductas de evitación. Hay ocasiones en las que los menores despliegan una serie de
conductas para evitar enfrentarse a la visita, como pueden ser somatizaciones de tipo
ansioso que producen una llamada de atención en el progenitor alienador y que tienen
como consecuencia no pasar a la visita.
 
 

 Utilizan lenguaje y expresiones de adultos. Suelen verbalizar términos judiciales y
tienen un claro conocimiento acerca de dichos procesos. Por otro lado, realizan
verbalizaciones que son un claro reflejo de la fuerte conflictividad que viven y de la
postura que han tomado en el conflicto.
 
 

Dependencia emocional. Sienten miedo a ser abandonados por el progenitor con el que
conviven, ya que saben, y así lo sienten, que su cariño está condicionado. Tienen que
odiar a uno para ser queridos y aceptados por el otro.
 
 

 Dificultades en la expresión y comprensión de las emociones. Expresan sus emociones
de forma errónea, centrándose excesivamente en aspectos negativos. También
muestran falta de capacidad empática, teniendo dificultades para ponerse en el lugar
de otras personas y mantienen una actitud rígida ante los distintos puntos de vista que
ofrezca el progenitor rechazado.
 
 
 
 

domingo, 16 de junio de 2013

Ingesta compulsiva I


Casi todas las personas que sufren ingesta compulsiva se sienten solas en lo que
consideran una conducta vergonzosa, y estos sentimientos de soledad y vergüenza
refuerzan y mantienen el problema impidiendo que la persona busque ayuda.
 
 

-      ¿Qué es la ingesta compulsiva?

-      ¿Cuáles son las características de la ingesta compulsiva?

Te respondo a estas preguntas a partir del minuto 30:58. Haz "clic" en el enlace de abajo para escucharlo.

martes, 11 de junio de 2013

¿Síndrome de Alienación Parental? (SAP)


Cada vez son más los padres y madres angustiados porque su separación está
destruyendo la relación con sus hijos/as. En los últimos años las separaciones
conflictivas han dado origen a un grave problema: la Alienación Parental.
 
 

La Alienación Parental se produce cuando en los procedimientos de
separaciones o divorcios contenciosos, uno de los progenitores  -normalmente el
custodio- transforma la conciencia de sus hijos y/o hijas, les “lava el cerebro”, para
impedir, obstaculizar o destruir los vínculos con el otro progenitor. Se crea tal
desorden en los hijos y/o hijas, que estos desprestigian  al otro progenitor sin
justificación.

En la actualidad El Síndrome de Alienación Parental (SAP) no está reconocido en ningún

manual diagnóstico, es decir, no existe el síndrome, pero si la alienación parental que

 puede manifestarse a través de diferentes comportamientos y estrategias, entre los

que se encuentran:
 
 
  • Negarse a  pasar las llamadas telefónicas a los/as hijos/as.
  • Organizar actividades con los/as niños/as durante el periodo que el otro progenitor debe ejercer su derecho de visita.
  • Presentar a un nuevo cónyuge a sus hijos/as como su nueva madre o su nuevo padre.
  • Interceptar el correo y los paquetes enviados a los/as hijos/as.
  • Desvalorizar e insultar al otro progenitor delante de los/as hijos/as.
  • No informar al otro progenitor de las actividades en las cuales están implicados los/as hijos/as (partidos deportivos, actuaciones teatrales, actividades extraescolares, etc.)
  • Hablar de manera descortés del nuevo cónyuge del otro progenitor.
  • Impedir al otro progenitor ejercer su derecho de visita.
  • “Olvidarse” de avisar al otro progenitor de citas importantes (dentista, médico, psicólogo, etc.)
  • Implicar a su entorno (su madre, su nuevo cónyuge, hermanos, etc.) en el “lavado de cerebro” de los/as hijos/as.
  • Tomar decisiones importantes a propósito de los/as hijos/as sin consultar al otro progenitor (elección de la religión, del colegio, de las actividades extraescolares, etc.)
  • Cambiar (o intentar cambiar) los apellidos o nombres de los/as hijos/as.
  • Impedir al otro progenitor el acceso a los expedientes escolares y médicos de los/as hijos/as.
  • Irse de vacaciones sin los/las hijos/as y dejarlos con otra persona, aunque el otro progenitor esté disponible y dispuesto a ocuparse de ellos/ellas.
  • Decir a los/as hijos/as que la ropa que el otro progenitor les ha comprado es fea y prohibirles ponérsela.
  • Amenazar con castigo a los/as hijos/as si se atreven a llamar, a escribir o a contactar del modo que sea con el otro progenitor.
  • Reprochar al otro progenitor el mal comportamiento de los/as hijos/as.  

jueves, 6 de junio de 2013

Diferencia entre tristeza y depresión


A veces la tristeza resulta tan intensa que no sabemos si estamos pasando  por un
momento difícil o nos hemos sumergido en un estado de depresión.

Habitualmente se traza una fina línea entre tristeza y depresión, pero lo cierto es que
esta línea no es tan fina como creemos y sentir tristeza no implica sufrir un estado
depresivo.
 
 

-      ¿Qué es la tristeza?

-      ¿La tristeza tiene aspectos positivos?

-      ¿Qué es la depresión?

-      ¿Cuáles son los síntomas de la depresión?

-      ¿Qué diferencia a la tristeza de la depresión?

Te respondo a todas estas preguntas a partir del minuto 38:17. Haz "clic" en el enlace de abajo para escucharlo.

sábado, 1 de junio de 2013

El deseo de morir


El deseo de morir representa la inconformidad e insatisfacción de la persona con su
modo de vivir en el momento presente. Esta insatisfacción se puede manifestar en
frases como: “la vida no merece la pena vivirla”, “lo que quisiera es morirme”, “para vivir
 de esta manera lo mejor es estar muerto” y otras expresiones similares.
 
En estas circunstancias la persona siente

 un dolor emocional insoportable,  se

siente desesperada, piensa que nada va a

cambiar, que no tiene el apoyo de nadie y

la única salida que ve a este sufrimiento es

 la muerte.

Sin embargo, la persona que está padeciendo esta angustia no quiere morir, lo que

realmente quiere es dejar de sufrir, pero su estado mental le impide pensar en otras

soluciones. En esos momentos la memoria se vuelve selectiva y la persona sólo se centra

en los aspectos negativos de su vida sin ser capaz de tener en cuenta los positivos.

 
A lo largo de la vida aprendemos distintos
modos de solucionar los problemas, los
recursos de afrontamiento (todas las
variables personales y sociales que
permiten  que las diferentes situaciones
que se viven sean manejadas del modo más
eficiente)  SIEMPRE se pueden aprender
 
y esta debe ser la primera opción que debemos tener presente cuando nos encontremos
en una situación similar a la anteriormente descrita.
rocioriverolopez@gmail.com