domingo, 17 de marzo de 2013

Hipocresía, el arte de la simulación y el disimulo


“Me es tan odioso como las puertas del Hades quien piensa una cosa y manifiesta otra”,
decía Aquiles en la Ilíada.
 
Quien piensa una cosa y manifiesta otra está siendo hipócrita. La hipocresía es la
actitud constante o esporádica de fingir cualidades, opiniones, sentimientos, creencias,
etc. contrarios a los que verdaderamente se tienen o se sienten.
 
¿Es, por tanto, la hipocresía un tipo de mentira?
 
 

La hipocresía no es simplemente la inconsistencia entre lo que se defiende y lo que se
hace, para ser un verdadero hipócrita se tiene que buscar la explicación de los propios
actos en el entorno, es decir, quien actúa con hipocresía mantiene que su conducta
queda sujeta a lo que ocurre fuera de él o ella, mientras que el comportamiento de los
demás se debe a causas innatas.
 
 

Habitualmente el objetivo de la hipocresía no es otro que el dominio o la seducción y
para lograrlo hay que tener cierta destreza con la simulación y el disimulo. La simulación
 consiste en mostrar lo que se desea, mientras que con el disimulo se consigue ocultar lo
 que no se quiere sacar a la luz.
 
 

3 comentarios:

  1. Muy cierto, enhorabuena por el artículo. Aunque también dicen aquello de: "Casi nunca digas lo que pienses,pero piensa bien lo que dices". Yo creo que el término medio es lo mejor. Si siempre dijéramos en la vida lo que pensamos podríamos hacer daño sin necesidad. Hay que escoger el momento oportuno para decir lo que se piensa dependiendo de la importancia del tema, el foro en el que se habla y la trascendencia social. Ejemplo: Los personajes públicos, sobre todo políticos, debieran prescindir de la hipocresía y decir la verdad siempre, con respeto pero la verdad. A nivel personal depende, hay veces que una mentira piadosa puede evitar más de un sufrimiento.

    ResponderEliminar
  2. Entre lo que se piensa, lo que se dice o lo que se hace puede haber un abismo, y a veces no se pretende faltar a la verdad de lo que piensas o sientes, sino que a veces estamos sumergidos en las incongruencias de una disonancia cognitiva (Festinger) El concepto de disonancia cognitiva, en Psicología, hace referencia a la tensión o desarmonía interna del sistema de ideas, creencias y emociones (cogniciones) que percibe una persona al mantener al mismo tiempo dos pensamientos que están en conflicto, o por un comportamiento que entra en conflicto con sus creencias. Es decir, el término se refiere a la percepción de incompatibilidad de dos cogniciones simultáneas, todo lo cual puede impactar sobre sus actitudes.

    ResponderEliminar
  3. Isdove, Antonio, muchas gracias por los comentarios. Saludos.

    ResponderEliminar