lunes, 25 de febrero de 2013

Dibujos, sentimientos y personalidad con Iván Solbes


“Un terremoto asoló mi vida, pero si he sobrevivido todo lo demás da igual. Quizá sienta
que mis pisos han quedado descolocados, pero lo importante es que no me he
derrumbado. Lo mejor es mirar al futuro con optimismo y, ¿quién sabe?, quizá esta
nueva postura acaba siendo más divertida que la rectitud anterior”.
 
Iván Solbes
 
A través de los dibujos expresamos sentimientos, emociones, deseos y preocupaciones.

Existe evidencia de que los dibujos son un medio para conocer nuestro mundo interior. 
 Se puede decir que un dibujo vale más que mil palabras, sobre todo cuando hablamos de
 personas a las que les cuesta expresar sus sentimientos. Pero un dibujo no sólo nos
habla de los sentimientos de quien lo realizó, sino que también nos cuenta algo acerca
de su personalidad.

Cuando Iván Solbes, ilustrador, realizó este dibujo, inspirándose en una foto del
terremoto que tuvo lugar en Chile en el año 2010, en la que aparecía un bloque de
apartamentos que había quedado “descolocado”, pero no se había derrumbado del todo;
reflejó en el lo que estaba viviendo en aquella época, realizando un paralelismo entre la
 foto que vio y lo que -en ese momento- él estaba experimentando. “Mi vida se había
descolocado un poco, todo había cambiado, pero una vez terminado el temblor yo seguía
ahí, en pie y mirando al mundo desde un punto de vista diferente”.

 Iván  corrobora que en todos los aspectos de un dibujo, tanto
 en la temática como en la técnica, se puede descifrar algo
acerca de la persona que lo dibujó.  Por ejemplo, unos artistas
 muestran en la escena una gran verdad desnuda, sin ningún
tipo de velo, otros se expresan en un lenguaje secreto y apto
sólo para iniciados. Mientras unos nos muestran una gran
seguridad en sí mismos dibujando con trazos sueltos y
certeros,  otros nos permiten observar su timidez a través de
sus obras.
 

 Iván añade que son muchos los factores  que hacen que un dibujo salga mejor que

 otro y, probablemente, entre ellos se encuentre la empatía que se produce entre

el artista y los modelos.


Cuando el modelo no es muy comunicativo te puede aburrir, pero esto también tiene un

lado positivo porque te hace buscar en su personalidad o en su físico algo que llena ese

vacío. Son factores tan sumamente sutiles los que hacen que un dibujo sea mejor que

otro, que creo que no es posible medirlos, de ahí lo mágico del Arte, concluye Iván.

rocioriverolopez@gmail.com
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario