martes, 8 de enero de 2013

Tu verdadero valor te hace incomparable


Se dice, se cuenta, se rumorea que cada vez son más las personas que
no se sienten valoradas.
 
 
Si buscamos el significado de la palabra valor, encontramos:
 
 Precio, suma de dinero en que se valora o aprecia algo.
Cualidad, virtud o utilidad que hacen que algo o alguien
sean apreciados. Importancia de una cosa, acción, palabra
 o frase.

Atendiendo a la definición podríamos decir que la clave está en el precio, la
cualidad o cualidades y la importancia. Pero el valor de algo también queda sujeto
al significado que nosotros le otorgamos a “ese algo”, ya sea un objeto, una
comida, una planta, una ilusión etc. Por este motivo un mismo objeto, un mismo
sueño o un mismo alimento no tienen idéntico valor para todo el mundo.

El significado que le concedemos a las cosas multiplica su importancia en aquello
que no se puede medir con una moneda o con un metro, por ejemplo ¿cómo
valoramos una sonrisa? La sonrisa dura tan sólo un instante, no se puede
comprar, prestar o robar y, además, no tiene valor hasta el momento en que se
produce. No todas las sonrisas tienen el mismo valor, no vale lo mismo una sonrisa
pedida que una sonrisa espontánea.

El valor de las cosas depende del significado que tú le des, depende de lo que te
hace recordar o de lo que te lleva a pensar, sentir e incluso, de cómo te hace
actuar. De este modo, podríamos decir que el valor de algo dependerá de quien lo
valore; pero ¿cualquiera puede descubrir el verdadero valor de las cosas?
 



 

Algo muy parecido sucede con el valor de las
personas, ¿cualquiera puede descubrir nuestro
verdadero valor? Puedes sentir que alguien te
infravalora cuando sus palabras, gestos o actos no
están a la altura de tu trabajo, esfuerzo, disposición,
actitud etc. Tal vez, esa persona aún no han
encontrado tu verdadero valor, pero y tú, ¿lo has
descubierto?




rocioriverolopez@gmail.com

2 comentarios:

  1. Una interesante reflexión, por supuesto que todas las personas valen y son importantes indiferentemente si realizan o no grandes cosas, la vida es una sinergia de relaciones y todo lo que hacemos por poco que sea ayuda a que todo funcione un poco mejor. Jamás debemos menospreciar nuestro valor como personas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oliver, muchas gracias por compartir su opinión.

      Eliminar