miércoles, 16 de enero de 2013

Concentración y eficacia, binomio inseparable. Ejercicios prácticos


Frases como “intenta no distraerte”, “deja de pensar en otra cosa y presta atención a
lo que haces”, “no estás en lo que estás” etc.  tienen un denominador común, la
concentración.

Concentrarse consiste en centrar
voluntariamente toda la atención en algo,
ya sea un objeto, una actividad que
estamos realizando o una actividad que
 pensamos realizar.



Podemos decir que estamos concentrados cuando no hay nada que nos haga desviar la
 
atención de lo que estamos haciendo o pensando.
 
La concentración es especialmente importante en los procesos de aprendizaje y
entrenamiento, por eso se recomienda potenciar esta capacidad que es imprescindible
para la adquisición de nuevos conocimientos.

Para desarrollar la concentración tenemos que entrenarnos en focalizar nuestra
atención en estímulos relevantes, mientras dejamos a un lado los estímulos irrelevantes.
 
 
 Si practicamos diariamente ejercicios como los que expongo a continuación, nuestro
nivel de concentración aumentará.

Ejercicios que incrementan nuestra capacidad de concentración:

-      Elige un pensamiento sobre algo en particular e intenta estar el mayor tiempo
 
posible pensando en eso sin que otros pensamientos entren en tu cabeza. Puedes
 
medir el tiempo que transcurre desde que comienzas a pensar en lo que has elegido
 
hasta que un nuevo pensamiento invade tu mente.
 
 

-      Abre un libro por una página cualquiera y cuenta todas las palabras que hay en un
 
párrafo determinado.
 

-      Cuando estés leyendo el periódico, elige una página y señala en ella todas las
letras /m/ que encuentres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario