lunes, 5 de noviembre de 2012

El ciberacoso en la adolescencia


A través de las redes sociales, los adolescentes se socializan y estrechan lazos, atrapan
 la realidad y la adaptan a sus necesidades e intereses.

 En ocasiones, también hacen uso de las nuevas tecnologías para llevar a cabo una
agresión repetida  que se dilata en el tiempo. Cuando esto ocurre, estamos ante un claro
 caso de ciberacoso (Aunque el ciberacoso no sólo se da en los adolescentes, aquí vamos
a centrarnos en ellos).
 
 

En el ciberacoso:

-          Puede aparecer una jerarquía de poder (incluida una mayor competencia
 
     tecnológica) o prestigio social del acosador o acosadores respecto de su víctima.
 

-          La intención de causar daño de modo explícito no está siempre presente en los
 
     inicios de la acción agresora.
 

-          El medio para agredir es de naturaleza tecnológica (mensajería instantánea,
 
    perfiles de redes sociales, teléfonos móviles, juegos online a través de
 
   videoconsola o en Internet, páginas personales, chats en Internet, etc.)
 

-          Normalmente la víctima y el agresor han mantenido contacto físico previamente.
 

-           Es frecuente que los episodios de ciberacoso estén ligados a situaciones de
      acoso en la vida real y de acoso escolar. Sin embargo, cada vez se producen más
     conductas claramente aisladas en el entorno de las tecnologías.

Entre las conductas más habituales del ciberacoso podemos destacar:
 
 - Enviar correos electrónicos con mensajes desagradables o amenazantes.


- Etiquetar fotos o asociar comentarios indeseables a las mismas, exponiendo a la

persona implicada a una posible escalada de observaciones, expresiones y comentarios
de terceros.
 
-  Publicar fotos o videos desagradables en un perfil, una página Web o en una sala de

Chat.
 
- Suplantar la identidad a la hora de expresar manifestaciones desagradables en un
foro, en una sala de Chat, etc.
 
Ante un caso de ciberacoso se debe buscar ayuda, aunque la experiencia nos dice que
muchos jóvenes se callan y no dicen nada por miedo a que la situación se empeore. La
actuación va a depender de la situación, de la edad de los chicos, del rol en la clase, etc.
 pero siempre hay que actuar.
 
Para prevenir y combatir el ciberacoso:

-          Piensa antes de publicar. Cuando publicas algo online es imposible retirarlo. Las
 
imágenes, los textos y los vídeos se pueden copiar y republicar una y otra vez sin que
 
 tú lo sepas de modo que, aunque sólo tus amigos puedan verlo, ese contenido podría
 
acabar en cualquier punto de la red, lo que hace que sea prácticamente imposible de 
 
 eliminar.


-          No aguantes el acoso. Si alguien, sea niño, adolescente o adulto, te
 
acosa online, denúnciale al sitio web donde se esté produciendo el acoso y cuéntaselo
 
 a tus padres, profesores o algún otro adulto.
 

-          Protege a tus amigos. Si observas que alguien, de la edad que sea, acosa a tus
amigos o publica cosas groseras, denúnciale y no supongas que otro lo hará por ti.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario