viernes, 26 de octubre de 2012

El bostezo como mensaje no verbal


A lo largo del día, nuestro cerebro “se calienta” hasta el punto de quemar un tercio de
las calorías que consumimos y para poder funcionar de forma más eficiente, necesita
enfriarse. Al bostezar incrementamos el flujo de sangre  aportando “aire fresco” a
nuestro cerebro.

Además cuando bostezamos se eleva nuestro nivel de conciencia cognitiva, lo que nos
ayuda a mantenernos centrados en las ideas y conceptos importantes.
 
 

Hasta hace poco, se pensaba que el hecho de que alguien bostezara mientras
hablábamos, no nos decía nada más allá de que debía estar aburrido o cansado. Pero
parece ser que el bostezo tiene un significado más profundo. El bostezo puede ser un
mecanismo de escape que utilizamos para no tener que enfrentarnos a situaciones
estresantes, dolorosas o difíciles.       
 
Cuando en una conversación sale un tema del que
preferimos no hablar, solemos bostezar sin darnos cuenta
para evitar el tema.
 
Dado que el origen del bostezo es fisiológico y tiene un
componente emocional y social, habría que seguir estudiándolo. Hasta el momento, nos
quedamos con el mensaje no verbal que nos transmite y que puede variar dependiendo
de las circunstancias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario