lunes, 4 de junio de 2012

La motivación para estudiar en los adolescentes


“¿Cómo me motivo?” y “¿cómo consigo motivarle/es?”, son dos de las preguntas que me hacen con más frecuencia.

Entre las definiciones de motivación, encontramos que la motivación es lo que nos mueve a hacer algo y está relacionada con lo que conseguimos haciéndolo. La motivación es predisposición y, esta a su vez, está relacionada con las expectativas.


Por tanto, cada persona tendrá un motivo distinto para realizar una determinada actividad y con el paso del tiempo, una misma persona puede cambiar su motivación hacía algo. Esto es lo que ocurre con la motivación que tienen los adolescentes hacia el estudio, ellos ya no son los niños que antes estudiaban para conseguir una buena nota, para contentar a sus padres o para ser el primero de la clase.  Por su edad, los intereses han cambiado y ahora son otros, ahora sienten la necesidad de:




  • Ser valorados,
  • encontrarle sentido a lo que hacen,
  • tener muchos amigos y dedicarles mucho tiempo,
  • Etc.




Estos son los intereses que vamos a utilizar para incrementar su motivación hacia el estudio y en esta tarea, nunca debemos descuidar LA COMUNICACIÓN.
Tenemos que comunicarnos con ellos, que preguntarles dónde tienen el problema, si algo ha ido mal, les pediremos que piensen qué creen ellos que ha podido pasar, qué les preocupa, etc. Se trata de que sientan que realmente nos interesa lo que les pasa, que no les estamos juzgando, sino intentando ayudarles; hacerles ver que hay cosas que han salido mal pero,  hay otras muchas que les han salido bien y es recomendable ponerles ejemplos de estas últimas.
Hay que dejarles claro que los errores sólo son irremediables cuando no se quieren ver ni aprender de ellos.












11 pasos a seguir para incrementar el rendimiento y la motivación.

1. Ser curioso.

si recordáis, decíamos que los adolescentes tienen la necesidad de encontrarle sentido a lo que hacen.

Cuando estamos interesados en un tema, se nos hace más fácil estudiarlo.
Nosotros podemos ayudarles  a relacionar los temas que están estudiando ahora con los que han estudiado con anterioridad y con sus gustos en la medida de lo posible. Es interesante que aprendan a hacerse preguntas.

2.   Establecer el tiempo, elaborar el plan de estudio.

Ellos van a elaborar su plan de estudio diario. Nosotros, le aconsejaremos que es preferible empezar por lo que menos nos gusta e ir intercalando las asignaturas que nos resultan más complicadas con las que nos resultan más fáciles. Él o ella elegirá a la hora que comenzará a estudiar y a la hora que terminará de hacerlo; cuándo hará los descansos; qué asignaturas estudiará cada día...

Le daremos la opción de estudiar con algún amigo o amiga determinados temas o materia.  

El plan de estudio que se marquen tendrán que cumplirlo porque lo han realizado ellos

  1. Antes de comenzar.
Se deben tomar unos 5 minutos para dejar lo que se estaba haciendo, visualizar la meta del día, relajarse un poco y comenzar.
4.   Empezar.

Empezar es lo más complicado, hay un truco que funciona si realmente se hace bien, se llama el reto de los 5 minutos y consiste en plantearse estudiar durante 5 minutos, sólo 5 minutos, pensamos que vamos a estar estudiando seriamente durante 5 minutos y luego lo dejaremos. Si durante esos 5 minutos estamos estudiando al 100% sin distracciones, una vez que pasen seguiremos estudiando porque ya lo más difícil, que era empezar, lo hemos conseguido.
  
5. Descansos.

Cuando tengamos que parar para descansar un poco, es conveniente que lo hagamos en la parte más interesante o agradable del tema porque así nos será más fácil empezar de nuevo. Se debe hacer un descanso de 5 a 7 minutos tras estar 50 ó 60 minutos estudiando.

6.   Eliminar distracciones.

Es conveniente que no haya cerca ninguna TV, radio, ordenador, revistas, etc. de lo que se trata es de evitar las tentaciones.

7.   Crear un área de estudio agradable.

Con suficiente luz, temperatura adecuada buena ventilación, sin ruidos, etc.

8. Establecer las submetas.

Nos tenemos que poner metas a corto plazo, o lo que es lo mismo, dividir la meta final en metas más pequeñas que son  las que vamos a ir cumpliendo día a día, de manera que la meta final (como puede ser aprobar la asignatura) vendrá de la mano del cumplimiento de las más pequeñas.

9.   Aprender de los errores.

 Durante el tiempo de estudio, tendremos a mano una libreta destinada a anotar los problemas y dudas que vayan surgiendo para que no se nos olvide que tenemos que buscarles solución. Esto también nos va a servir para darnos cuenta de los fallos que hemos cometido.

10.  Repasos.

El tiempo de repaso es muy importante, es recomendable repasar lo que se ha estudiado en las 24 horas posteriores a las que se estudió.

Hay que dedicar un tiempo para repasar, aunque sean 5 minutos, para que se fije el conocimiento. Dentro del plan de estudio incluiremos un espacio para los repasos.

11. Recompensas.

 Si cumplimos con el plan de estudio que nos hemos marcado, nos daremos una recompensa inmediata como puede ser, salir a ver a un amigo, tomar algo, ver la TV, etc.

5 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Me parece muy interesante el artículo, gracias por compartirlo. Sin embargo, no se como llegarle a mis hijas adolescente, muchas veces siento una pared cuando quiero comunicarme con ellas y ese muro no me permite entrar. Cuando eran niñas era diferente podíamos contarnos y negociar muchas cosas, pero ahora no. Muchas veces intento ayudarlas y apoyarlas, no obstante no me lo permiten, es algo que me preocupa mucho. Qué puedo hacer?

    ResponderEliminar
  3. Hay que admitir que ya no son unas niñas y, por tanto, han cambiado; en la adolescencia nos volvemos más autónomos e independientes siendo este uno de los cambios que más notan los padres. En líneas generales, yo te recomendaría el diálogo mientras hacéis las cosas del día a día, por ejemplo, mientras se come. La comunicación es básica, pero hay que tener cuidado de no juzgarles, hay que escuharles desde el respeto, haciéndoles ver que lo que te están contando o lo que les ocurre, realmente te importa.

    Espero que te ayude.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Hola. Me ha gustado mucho el truco del "reto de los 5 minutos". Lo probaré con mis alumnos adolescentes. Gracias!!

    ResponderEliminar